Una boda de verano

Los meses de verano son en los que más bodas se celebran. ¡Qué bonitas son, con la buena temperatura y la luz que hay en esta época! Bodas en las que podemos jugar muchísimo con los colores, texturas, con los cortes… Hoy os doy ideas de estilismos y consejos para sobrevivir al calor cuando vamos arregladas 🙂

Un estilismo sencillo pero elegante y un tocado que complemente y sea la “guinda del pastel”. Esa es una de mis opciones favoritas, aunque siempre me adapto en mi atelier a los gustos y estilos de mis clientas. Como veis, un mono mostaza nos da la opción de combinarlo con un tono totalmente opuesto como es el azulón, dando como resultado esta mezcla, perfecta para una boda veraniega. Arriesgar con colores fuertes y combinar diferentes tonos de diversas gamas es una opción chulísima y divertida en verano.

En esta época del año también podemos optar por looks dulces y románticos como éste. En color pastel, que encima, con un toque bronceado queda muy bonito. Las diademas o coronas solemos usarlas más en los meses de calor. Son muy cómodas de llevar y podemos lucirlas tanto con el pelo suelto como recogido.

¿Y qué hacemos con el calor? Cada vez más, las clientas buscan abanicos bonitos para sus bodas o compromisos de día. Es un detalle que bien elegido queda precioso. Mirad los ejemplos de la fotografía. O bien un abanico al tono del vestido o de otro tono diferente que complemente el estilismo. Puede ser una parte más de nuestro look para ese día especial. (Que si no luego cogemos el primer papel que vemos y queda feísimo abanicarnos con él, jeje).

Tocados de plato grande o pamelas. Además de dar un puntazo al look, de llevar un estilismo con mucha clase, protegen del sol. Te dará sensación de protección del calor y además, tu maquillaje durará más y mejor al no estar expuesto directamente a la luz solar.

Además, según la zona en la que se celebre el evento, los aires acondicionados o los protocolos religiosos, muchas personas buscan una prenda con la que cubrirse los hombros. Afortunadamente, tenemos muchas y muy estilosas opciones hoy en día: Americanas finitas, chaquetitas tipo “Chanel”, ponchos vaporosos… Las frioleras ya no tenemos excusas para llevar una prenda adicional sin renunciar a ir estupendas en verano.

Además, os doy una serie de pautas a tener en cuenta cuando hace calor:

  • Es muy importante que el maquillaje vaya acorde con el estilismo, así que tened en cuenta los colores que lleváis puestos y las dimensiones de los complementos. Hay profesionales estupendas como las chicas de Estética Camerino, en Alzira, o la maquilladora Eva Rozalén de Valencia.
  • Para mí, la clave está en que resaltéis o ojos o labios, no ambas partes del rostro, para no ir excesivas. Pero si os ponéis en manos de una profesional ella os aconsejará estupendamente atendiendo a vuestros gustos y rasgos.
  • ¡Cuidado con las medias de verano! La mayoría preferís llevarlas por el efecto que dan en la piel, pero es muy importante que las llevéis al tono, ya que no queda bonito que las piernas tengan uno o dos tonos más que el resto de vuestro cuerpo.
  • En perfumerías selectivas y gabinetes de estética existen lociones corporales especiales para crear ese “efecto media” en la piel. Podéis informaros sobre ello si no queréis llevar medias.
  • Un truco para que vuestro maquillaje se mantenga intacto es llevar papelitos absorbentes de brillos en el bolso o una bruma facial tamaño viaje, ya que refresca la pintura, hidrata y equilibra la piel. ¡Sí, ya maquilladas!
  • Básico: No estrenéis zapatos ese día, aunque sea ponéoslos durante la semana un ratito cada día para ir por casa. El día del compromiso vuestros pies lo agradecerán. Y por si acaso, las tiritas que no falten.
  • Si eres de las que lleva bailarinas o zapatos de recambio, intenta escoger una bolsa bonita para llevarlas. Hasta ese mínimo detalle puede quedar bien si escoges una bolsa lisa, rígida, de algún color que vaya con tu estilismo y no la primera de una tienda que tenemos por casa (como todas hemos hecho más de una vez, jeje).
  • Por último: ganas de disfrutar. Ese día aparca preocupaciones, luce tu mejor curva: tu sonrisa, y haz de ese día uno muy agradable y especial para ti. ¡Que vivan las bodas de verano!

Carla 🙂